«A la gente le da morbo que hable de mi cicatriz, como si allí escondiera mi software rubio», reconocía la presentadora en su blog. Pues bien, además de hablar, se ha atrevido a mostrar sin complejos el resultado de la operación quirúrgica a la que se sometió el pasado mes de marzo para extirparle un tumor en el cuello que presionaba su tráquea y a punto estaba de dejarla sin voz. 

Casi un par de meses después de enfrentarse a ese duro trance, del miedo y la incertidumbre, Adriana ha recuperado la alegría y el optimismo, aunque reconoce que aún le impresiona tocarse el cuello y que, durante mucho tiempo no se ha atrevido a dormir de lado: «Hasta ahora lo había hecho como si fuera a apretar el gatillo en cualquier momento: recta, con las manos sobre el pecho y prácticamente sin respirar». El mismo temor hizo que tampoco se atreviera a ir a la peluquería, «por temor a que en el lavacabezas me quedara mirando el cielo». Pero todo eso, confiesa, ha quedado atrás, y ahora ha decidido mirar al futuro y considerar su cicatriz como  «una medalla que te acerca ese sentimiento de valentía que te embargaba cuando tu clase tapizaba de firmas el blanco yeso de tu escayola o ese chorro de mercromina que iba acompañado de unas palabras que sanaban más que esta: ‘No es nada, no llores, ya ha pasado». 

 

Y para demostrar que su sentido del humor sigue intacto, la expresentadora de Sálvame prosigue su diario haciendo un repaso por algunas otras cicatrices que adornan su deseado cuerpazo, desde la que se hizo en un tobillo con la hélice de una lancha, hasta otra que se hizo durante su infancia al caerse encima de la cabeza de un compañero en la piscina cuando era niña.

Adriana Abenia Instagram

«Las cicatrices confieren cierto atractivo que no logro explicar», reconoce la sensual presentadora.

Alejada de la tele

Alejada de la pequeña pantalla desde hace algún tiempo, la zaragonzana, de 31 años, una de las mujeres más deseadas de nuestro panorama televisivo, vive una nueva etapa centrada en su faceta como escritora. El pasado año publicó su primera novela, Lo que moja la lluvia, y ahora está dando sus primeros pasos como bloguera  (blogs.20minutos.es). Inquieta y llena de energía, seguro que tiene en mente muchos más proyectos. En lo personal, sigue junto al hombre de su vida, Sergio Abad, con el que contrajo matrimonio el 18 de diciembre de 2015 tras 17 años de noviazgo. Él ha sido su mujer apoyo en los momentos difíciles a los que ha tenido que enfrentarse últimamente.

Adriana Abenia Instagram 3

A sus 31 años, la Abenia es uno de nuestros rostros televisivos más deseados.