El pasado 4 de junio, la tenista Garbiñe Muguruza hacía historia al proclamarse vencedora de Roland Garros, el primer Grand Slam de su carrera, tras  vencer en la final a Serena Williams, número uno del mundo, situándose en el segundo puesto del ranking de la WTA. Ha sido la segunda española en conquistar la copa, dieciocho años después de que lo hiciera Arancha Sánchez Vicario. Pero si estos días es noticia no es solo por sus méritos deportivos. Su indudable atractivo la ha convertido en una de las mujeres más deseadas del planeta y su elegancia y estilo han revolucionado la imagen de las deportistas de élite. Ha demostrado que el lucir ropa deportiva no está reñido con ser una apasionada de la moda y elegir prendas favorecedoras hasta en la pista.

Nacida en Venezuela hace 22 años y con doble nacionalidad venezolana-española, Garbi, como se la conoce en el mundo del tenis, se instaló en nuestro país, en Barcelona, cuando solo tenía 6 años. Comenzó a entrenar siendo muy pequeña y no tardó en darse cuenta de que quería dedicarse al tenis y hacerse profesional. También  Entre sus ídolos se encuentran  Serena Williams y María Sharapova “porque su actitud y su trabajo dentro y fuera de la pista son admirables”.

Garbiñe Muguruza Roland Garros

«Esta es la foto que quería», reconocía la joven tenista en su Twitter junto a esta imagen en la que aparece con el trofeo de Roland Garros.

«Me gusta vestir bien y soy coqueta»

Cuando no está entrenando, asegura que le gusta salir a pasear Barcelona, cocinar para los amigos, especialmente dulces que le chiflan y sobre todo ir de compras. Porque la moda es su gran debilidad. Ha llegado a reconocer en alguna ocasión que no le hace ninguna gracia el pasarse el día en chándal, y que si por ella fuera, se arreglaría a diario, sobre todo con tacones, por los que siente fascinación. «Me gusta vestir bien, soy coqueta y no tengo el más mínimo interés en dejar de serlo por ser la mejor tenista del mundo”, asegura rotunda. Por el momento, es la musa de Stella McCartney y los diseñadores se la rifan. Le gusta cuidar su piel con tratamientos de belleza y, sobre todo, su melena.

Garbiñe Muguruza, campeona Roland Garros 2016

A la joven de origen venezolano le encanta arreglarse cuando no está en la pista.

Le gusta David Guetta y las películas de acción

Una de sus grandes aficiones es escuchar música, siempre lleva un altavoz conectado al móvil para escuchar a David Guetta o Rihanna. También le apasiona Paco de Lucía, de hecho se despierta cada día con la canción ‘Entre dos aguas’. También le gusta ver películas y series, y reconoce, riendo: «Las pelis han de ser de acción o de miedo, con mucha sangre». Se define como una gran aventurera a la que le gusta viajar, aunque, asegura, no lo hace tanto como le gustaría. O al menos no por placer y para descubrir nuevos destinos. 

Quienes la conocen aseguran que tiene un fuerte carácter y ella se define como «rebelde». Competitiva y confiesa que no tiene amigas entre sus colegas: «Nos odiamos todas. Literal, y la que diga lo contrario, miente». Está claro que no tiene pelos en la lengua. Espontánea y divertida, le gusta compartir su día a día con sus seguidores en las redes sociales , pero no se sabe si tiene o no pareja. Eso sí, ha declarado que ahora mismo no le interesa tener ninguna relación sentimental. Su próximo reto: Lograr una medalla en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Garbiñe Muguruza tenista

A Garbiñe le gusta compartir con sus seguidores en las redes sus momentos de relax.