«Para que luego digan que nos llevamos mal». Así de rotunda comentaba Vicky Larraz esta fotografía, compartida en su cuenta de Instagram, en la que aparece junto a Marta Sánchez, la que fuera su sucesora en el grupo musical ‘Olé olé’. Sin duda, con ella trataba de acallar los rumores sobre su supuesta mala relación que les han perseguido durante años.  

Todo comenzó en 1985, cuando Vicky decidió abandonar el mítico grupo de los ochenta para emprender su carrera en solitario. Atrás quedaban éxitos como ‘No controles’ o ‘Voy a mil’. Su marcha le abría la puerta a una por entonces desconocida Marta Sánchez que no tardó en conquistar al público con su voz en temas como ‘Soldados del amor’ o ‘Supernatural’ y también con su explosivo atractivo. Las comparaciones entre ellas no se hicieron esperar, pues tanto su estética como sus estilos eran completamente diferentes y tampoco tardaron en circular los rumores sobre sus supuestas desavenencias. 

Enfrentadas por Juan Tarodo

Durante años, ambas se encargaron de desmentir tantas especulaciones. Sin embargo, lo que sí dio origen a un encontronazo entre ellas fue la muerte del batería del grupo al que ambas habían perternecido, Juan Tarodo, en 2013. Sus enfrentamientos surgieron a raíz de un homenaje al músico en el que Marta (que había sido su pareja durante años) no quiso participar. Más tarde haría unas declaraciones que no sentaron muy bien a sus compañeros: «No participé porque no me creí los intereses que había, porque no me gustó la canción del todo y porque no se me presentó un plan concreto del proyecto». Unas declaraciones que Vicky (54 años) calificó de dañinas y que finalmente supusieron la ruptura entre la cantante de «Desesperada» y sus excompañeros. 

Las dos viven en Miami

Paradójicamente, la vida ha vuelto a reunir a las dos artistas, que residen en la misma ciudad, Miami. Vicky fijó allí su residencia hace ya cerca de una década y, además de formar una familia, inció una carrera como presentadora de televisión, y Marta (50 años) desde hace un par de años. Las coincidencias van más allá, pues ambas han participado en el concurso musical «Tu cara me suena». Ahora, las dos han querido dejar claro que de enfrentamiento, nada de nada, y que hasta pueden quedar para tomar un café como dos amigas. Y para que «conste en acta» lo han inmortalizado en una foto. ¿Reconciliación o ganas de acallar rumores? Sea como sea, nos alegramos de que se hayan vuelto a ver cara a cara.