Joaquín Cortés, Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, ha vuelto a Madrid con su nuevo espectáculo: ESENCIA, que se presentará hasta el 2 de julio en el Teatro Rialto de la Gran Vía madrileña con un elenco de 30 artistas.

Esencia comienza con el deseo de un niño que lucha por lograr sus sueños, iniciándose en danza clásica y contemporánea, con las dificultades de la época. Un adolescente que deja su torso al aire frente a las críticas de todos aquellos que creen que Cortés ha hecho un sacrilegio con la cultura gitana, con el flamenco. Es de los primeros en llevar un elenco de bailarinas, una veintena de músicos y llenar plazas de toros. Su esfuerzo, sacrificio y pasión por el arte, desarrollan a una nueva estrella tan carismática que logra ser reconocido en el mundo entero. Con la madurez pasa de ser ese gitano revolucionario a un reflejo en el que se miran la nuevas generaciones. Para muchos ya es un mito viviente.

Con esencia Cortés nos acoge en su brazos compartiendo su dolor, su fuerza, su carisma y su lucha. Su persona es el resultado de todo el amor que la gente le ha ido trasmitiendo en estos años. Él quiere devolvernos ese regalo y que sepamos que cada experiencia vivida con cada persona que ha pasado por su vida le ha dejado huella.

“Cada uno de vosotros sois ya parte de mi ser. Solo quiero que las personas que hayan formado parte de mi camino y aquellos que queden por llegar sientan que quiero seguir entregándome con sentimiento desbocado para que os llevéis mi esencia dentro de la piel, porque sin vosotros nada hubiera sido posible«, asegura el artista.