La modelo Cara Delevingne, de 23 años, la lio parada en la estación Gare du Nord de París, Francia. Según el periódico The Sun, la top británica, tras disfrutar de unos días de descanso en Disneyland, intentaba acceder al andén del tren de alta velocidad Eurostar para regresar a Londres, pero montó en cólera cuando el personal de seguridad retiró a un lado su maleta para revisarla.

«Protagonizó un auténtico espectáculo en medio del control de seguridad. Había por lo menos otras veinte personas presentes, pero no pareció importarle. Parecía que pensaba que no tenía que seguir las mismas reglas que el resto solo por ser famosa. Ella estaba acompañada de un amigo que intentó calmarla, pero no funcionó. Le gritó: ‘Deja que haga su puñetero trabajo, esto es ridículo. Cara se puso de rodillas con las manos unidas, como si estuviera rezando para que todo acabara lo antes posible. Fue muy raro», aseguró un testigo al rotativo.

 

car

La top había disfrutado de unos días de descanso en Disneyland.

ca

 

Pero la pataleta no terminó ahí. Dicen que la maniquí insultó a una oficial de seguridad, gritándole «¡que te jodan!» antes de que la llevaran a otro cuarto para ser interrogada. Finalmente le permitieron subirse al siguiente tren tras una hora de interrogatorio, aunque no se libró de que le pusieran una multa por agresión verbal. «La mayoría de la gente acepta que los controles aleatorios son importantes porque ayudan a mantenernos a todos a salvo, pero por lo visto Cara no comparte esa opinión. Parecía pensar que ella estaba por encima de todo eso», añadió la persona allí presente.