¿Quién dijo que a partir de los 40 las mujeres se volvían invisibles en Hollywood? Que se lo pregunten a Salma Hayek, que acaba de soplar 50 velitas  en su pastel de cumpleaños y está más sexy y activa que nunca. La mejor prueba es la sensual fotografía que la actriz mexicana compartió con sus seguidores hace unos días, con motivo de su cumpleaños. En ella, vemos a la protagonista de ‘Desperado’ tomando el sol sobre un flotador en una piscina, con un favorecedor y escueto bikini fucsia que realza sus pronunciadas curvas. Un cuerpo que la ha llevado a encabezar la lista de las mujeres más deseadas del planeta durante años. 

Una celebración muy especial

El día de su aniversario, sus compañeros de trabajo decidieron darle una linda sorpresa con mucho sabor mexicano. La actriz fue recibida a ritmo de mariachi por el equipo de producción de la película que rueda en la actualidad, ‘Beatriz at dinner’. Todo un detalle que quiso agradecerles  a sus compañeros a través de las redes sociales. Más tarde, a buen seguro que Salma disfrutó de su día especial junto a su marido, el empresario francés François-Henri Pinault (con el que se casó en febrero de 2009 y junto al que ha encontrado la estabilidad definitiva) y su hija, Valentina, de 8 años.

Salma Hayek con su marido

La actriz, en una imagen reciente, abrazada a su marido, el francés Francois-Henri Pinault, con que que ha creado una familia.

Dos décadas de éxitos

Menuda, atrevida y muy temperamental, esta mexicana por cuyas venas corre sangre libanesa, conquistó la pequeña pantalla con la telenovela ‘Teresa’ (1989). Más tarde, probó suerte en Hollywood a principios de los noventa y en 1995 triunfó gracias a ‘Desperado’, junto al que se convertiría en uno de sus mejores amigos, Antonio Banderas. A esta película le siguieron otras como ‘Abierto Hasta el Amanecer’ , ‘Wild Wild West’  o ‘Bandidas’ , que protagonizó con otra de sus mejores amigas, Penélope Cruz. Más tarde, emprendió una carrera como productora y directora de cine con la que también ha cosechado notables éxitos. En los últimos años, le ha dedicado buena parte de su tiempo a las causas humanitarias, como la ayuda a los refugiados sirios. Está claro que la cincuentena le ha llegado a la Hayek en el mejor momento de su vida. Ella misma reconocía hace no mucho:  «Lo peor que puedes ser en Hollywood es ser una mujer de más de 40 años. Además de eso yo tengo acento, soy disléxica, soy de baja estatura y un poco rellenita. Todo lo que se imagine yo lo tengo, pero aún así aquí estoy». Desde aquí le deseamos muchas felicidades y esperamos que no cambie nunca. ¡Nos encanta!