Con la que le está cayendo encima, Alba Carrillo ha decidido ponerle al mal tiempo buena cara y está dispuesta a superar su reciente fracaso matrimonial con Feliciano López. Han pasado solo un par de semanas desde que conocimos la noticia y la modelo ya ha retomado su vida normal tras refugiarse durante unos días en casa de su madre. Ella misma lo explicaba en su cuenta de Instagram (@albacarrillooficial): «He estado unos días fuera pero ya estoy en mi hogar que es, siempre ,el lugar donde esté Lucas», escribía junto a una tierna imagen en la que su mano aparecía entrelazada con la de su pequeño.

La madrileña aprovechaba también para agradecer «a todos los comentarios de ánimo y cariño que me han infundido tantas fuerzas», para acabar con toda una declaración de principios: «Soy la mujer con más suerte del mundo porque hoy mis manos duermen entrelazadas con alguien que me quiere y a quien amo con el alma y ese, no os engañéis, es el verdadero éxito en la vida: amar. Como dice Antonio Gala : «El que no ama siempre tiene la razón: es lo único que tiene». 

«Que digan lo que quieran»

La todavía mujer del tenista toledano prefiere no referirse a toda la polémica que se ha generado tras el anuncio de su separación y todos los comentarios que han circulado sobre ella (han opinado desde compañeras de profesión de ella como Noelia López hasta ex novias de él como María José Suárez). Y por si a alguien le quedaba alguna duda sobre la poca importancia que le concede al que dirán, la Carrillo no ha dudado en declarar públicamente: «Que hable quien quiera, que digan lo que quieran, que yo tengo una vida muy feliz«. 

Desde que la propia modelo y ahora diseñadora de ropa (el pasado año lanzó la firma Cocó & Cocoilo) anunciara a golpe de exclusiva que el tenista le había pedido el divorcio, se ha especulado -y mucho- sobre los motivos del final de su matrimonio tan solo once meses después de su boda. Unos han culpado del fracaso a la familia de él, demasiado absorbente, y que nunca vio con buenos ojos a Alba. Otros han asegurado que el deportista se casó con la ex de Fonsi Nieto sin conocerla en profundidad, y algo presionado por el entorno. Incluso se ha llegado a decir que él realmente no estaba enamorado de ella cuando le dio el «sí quiero». Algunas versiones apuntan a que la pareja llevaba en crisis ya varios meses y hay quien ha ido incluso más allá explicando que los problemas habían comenzado aún antes de la boda. Sea como sea, lo único cierto es que a Alba y a Feli se les acabó el amor. Ella se refugia en su familia, sus amigos, y sobre todo, su hijo Lucas, para superar este mal trago. También en el cariño de alguien tan importante como su ex, Fonsi Nieto, que no ha dudado en mostrarle su apoyo públicamente. Por su parte, Feliciano, ha preferido guardar silencio se vuelca en el trabajo. 

Alba Carrillo y Lucas

La modelo y empresaria ha decidido afrontar estos momentos difíciles con una sonrisa.