Malú no es muy dada a hablar de su vida personal pero en el programa de Bertín Osborne, ‘Mi casa es la tuya’,  se sinceró y desveló parte de su pasado que muy poca gente conocía. La cantante contó que en 2008 tuvo un importante problema de salud por el que se vio obligada a cancelar varios conciertos: “Amanecí con mucho dolor, me ingresaron y no daban con lo que tenía. Al final era la vesícula y fui directa al quirófano. Creía que me iba a morir, me apagaba por minutos, estaba muy grave”.

Sobrina de Paco de Lucía, creció rodeada de guitarras y desde niña supo que lo suyo no eran las matemáticas sino los escenarios: «No me gustaba mucho el colegio, intenté meterme en el coro pero no me dejaron. El profesor de música no me dejaba entrar porque decía que no tenía voz. Al primero que le llevé el disco fue a él”, aseguró.

Hablando de su niñez, reconoció que tiene mucho cariño a Alejandro Sanz y explicó de dónde viene su amistad: «Cuando él ya triunfaba, yo iba al colegio y presumía de primo. Alejandro no era mi primo pero yo creía que lo era porque había mucha relación. Él y mi tío eran compadres, tenían una amistad de muchos años”.  

«ME GUSTARÍA SER MADRE»

Cuando coge el micrófono Malú proyecta la imagen de una mujer fuerte y segura pero minutos antes de darlo todo ante su público lo pasa realmente mal: “Lo mío es horroroso, me muero antes de subir a un escenario, a mi tío le pasaba igual. Vengo de una saga muy exigente y muchas veces no te deja disfrutar de lo que haces”. Y añadió que ese grado de exigencia le ha hecho pensar en abandonar lo que más le gusta hacer, cantar: “Me he planteado varias veces dejar la música. A veces, cuando eres tan asquerosamente exigente y todo lo que estás haciendo te ocupa el 100% de tu cerebro y de tu energía, te puedes debilitar, es normal, piensas si realmente compensa todo esto. Pero te subes al escenario y dices: ‘sí, me compensa”.

 

Malú

Asegura que es muy exigente y en alguna ocasión se ha planteado abandonar la música.

 

Respecto a su carácter, se define como una mujer con la que es fácil llevarse bien: «Solo me enfado con cosas que tienen que ver con mi trabajo, luego soy lo más dócil y menos enfadica del mundo. Como pareja no soy muy mandona, yo soy más de vive y deja vivir, creo que eso es necesario sobre todo en una relación”.

Aunque no desveló si en estos momentos está enamorada, sí dijo que te gustaría formar una familia: «Estoy en un momento que quiero pero pienso que igual todavía no, un poquito más adelante, pero como siga así me veo con un montón de perros… Pero sí, me gustaría ser madre, me gustan mucho los niños«.